Luisa Baron | Médica psiquiatra especialista en Fertilidad

Donación de Espermatozoides

La donación de espermatozoides es un método que ha sido utilizado por mas de 200 años. Debido a que es un método sencillo que puede ser realizado sin dificultades en cualquier consultorio, y también por razones culturales, se mantuvo en secreto y no generó grandes polémicas.

Mucho mas recientemente la OVD generó la posibilidad que mujeres  con menopausia precoz o cáncer ginecológico u otras enfermedades pudieran recibir ovocitos donados de otras mujeres y ser madres. Por la complejidad técnica y el cambio cultural que implica, generó grandes polémicas y abrió preguntas. Hasta ese momento nadie dudaba de la ligazón genética entre la madre y el niño llevado en su vientre. La paternidad podía ser dudosa, la maternidad era una certeza.

A partir de este momento la madre puede estar embarazada, parir y alimentar a un niño diferente genéticamente. En el lenguaje no hay todavía una palabra que defina esta forma de  maternidad.

Durante quince años aproximadamente, realicé investigaciones acompañando a las parejas antes, durante y después de sus tratamientos; y luego seguí a los niños nacidos por este procedimiento en forma continua y hasta la actualidad.

Los resultados de los estudios sobre la evolución psíquica de estos niños por  donación de espermatozoides, como de la ovodonación, demuestran que estas técnicas no generan disfunción alguna en sí mismas; ni generan mas síntomas o patología psíquica que aquellos que están ligados genéticamente a ambos padres.

Existe una problemática diferente específica de la donación de gametos que es posible subsanar, con ayuda profesional, como en cualquier otro tipo de conflicto que el ser humano tiene que atravesar.

Los futuros padres fantasean con como será su hijo, a quien se parecerá; sueñan con que tendrá los ojos de uno, el color del pelo del otro y a pesar que a veces los hijos genéticamente idénticos no  se parecen, a los padres les gusta ver sus rasgos reflejados en ellos.

Esto no ocurrirá en casos así, no habrá transmisión de rasgos y se rompe la continuidad genética.

El apoyo psicológico permite a la pareja evaluar si está preparada, ayuda a discutir  y profundizar las consecuencias que tendrá a corto y largo plazo tener un hijo de esta manera.

Las investigaciones realizadas aquí como en otros lugares del mundo ( Actualmente hay una gran cantidad de niños nacidos por DI y OVD y de adultos nacidos por DI) demostraron que no existe ninguna que muestre que estas técnicas generen disfunciones, síntomas o patologías en mayor grado que en aquellos que son idénticos genéticamente. Los niños  (de quienes al principio se dudaba hasta de su normalidad física) mostraron que  evolucionaron acorde con las pautas madurativas y psicológicas esperables a su edad. Y que su ser depende mas de la constitución psicológica de la pareja que de las circunstancias de su nacimiento. En resumen la biología por si sola no garantiza ni la felicidad ni el afecto entre padres e hijos. No es cuestión de estar de acuerdo o no. Estos métodos son parte de la realidad. Dan una oportunidad a aquellos que lo desean. Tener un hijo concebido de una manera diferente, pero no por eso menos deseado o menos amado. Hoy es un derecho que cualquier pareja tiene posibilidades de ejercer. Aquellas que lo elijan pueden enfréntarlos sabiendo que hay suficiente experiencia sobre la evolución de las familias y las maneras en que éstas han atravesado la experiencia.

Finalmente para el cachorro humano más que en ninguna otra especie, será el afecto, la ternura y el amor lo que le brindará la estabilidad necesaria para ser un adulto “normal” y si fuera posible, feliz.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*


*

HTML tags are not allowed.

Buscar!

Nube de tags