Luisa Baron | Médica psiquiatra especialista en Fertilidad

dic/11

22

Otro camino para llegar a la maternidad

 

Mujeres solas que recurren a bancos de esperma: un estudio analiza 50 casos argentinos

Tienen cerca de 40 años y no formaron la pareja que esperaban, pero no quieren perder más tiempo por cuestiones biológicas

Doctora Luisa Barón. 


Ellas son sólidas, maduras, seguras. Pero los años pasan y ese hombre especial, el elegido para ser el padre de sus hijos, no aparece todavía.

Como la biología marca límites contundentes y desde el calendario se ven muy cerca los 40, ellas toman una decisión fuerte: aunque estén solas, igual serán madres. Y para serlo recurrirán a bancos de esperma.

Viudas, separadas, divorciadas, solteras o con alguna relación de pareja poco estable y sin futuro, estas mujeres deciden no sin dificultades, y una vez que lo hicieron guardan el mayor de los secretos porque temen ser atacadas y discriminadas (aun por las personas más cercanas) y que sus hijos sufran lo mismo.

Pero la mirada científica de una psiquiatra argentina, la doctora Luisa Barón, presidenta de la Fundación para la Investigación Médico-Psicológica, permitió reunir en un trabajo presentado en el último congreso de la Asociación Americana de Fertilidad (Orlando, Estados Unidos, octubre de 2001) 50 casos de mujeres solas que solicitaron asesoramiento psicológico al elegir este tipo de maternidad.

“Quisimos indagar -dice Barón- en las motivaciones que las impulsaron, analizar los sentimientos del equipo médico durante el tratamiento y realizar un seguimiento psicológico de las madres y sus hijos.”

La doctora Barón explica que 2 mujeres fueron desalentadas a someterse al procedimiento, 9 lo abandonaron y de las 39 restantes 6 lograron ser madres. Cinco de ellas aceptaron el seguimiento del equipo que dirige la psiquiatra. La investigación incluyó también cuestionarios anónimos a los médicos.

Barón agrega que todas habían señalado el reloj biológico como la razón más importante, dado que su edad, todas ellas de clase media, oscilaba entre los 35 y 42 años, con un promedio de 38.

El 30% era divorciada, un 4% viuda, el 20% mantenía relaciones con hombres casados que no se divorciarían, un 36% estaba separada de una relación importante y el 6% no tenía pareja estable.

MIEDOS Y SECRETOS

Desde el punto de vista biológico, a menos que existan alteraciones de la fertilidad, engendrar un hijo no es una tarea complicada. Si una mujer está decidida a ser madre, ¿por qué no buscar al hijo de manera natural ?

“Porque un 70% dijo que no quería mentir a una pareja ocasional -explica la doctora Barón- y casi el 80% opinó que prefería no forzar a alguien a una paternidad no elegida. Un 40% también admitió que temía enfermedades y en ese sentido les parecía mejor un banco de esperma, pero todas dijeron que hubieran preferido tener un hijo en el seno de una pareja sólida y estable. Es más: la mayoría no descartaba esa idea para el futuro (una pareja y un padre para el niño) pero, mujeres grandes al fin, sabían que un proyecto semejante no aparece de un día para el otro y no querían dejar que pasara más tiempo, porque los años pasan.”

Un aspecto crucial de la decisión que toman estas mujeres es enfrentarse con el miedo a ser discriminadas. Por eso hablan con muy pocas personas (a veces familiares, a veces amigos) acerca de su decisión.

Más allá del deseo, la doctora Barón afirma que las candidatas a este tipo de maternidad deben reunir algunas condiciones: ser materialmente solventes y tener una red de amigos y familiares dispuestos a estar cerca de ellas y suficiente equilibrio para enfrentar circunstancias que seguramente no serán sencillas.

“Aunque abundan los casos de mujeres que crían solas a sus hijos -reflexiona la psiquiatra-, ya sea porque quedan viudas, se separan o son abandonadas. Y no les suele ir nada mal, a pesar de los esfuerzos enormes que eso les demanda.”

TANTO AMOR PARA DAR

Una mujer que pide ser llamada Verónica e indica que ya pasó los 40 habla por teléfono con esta cronista. Dice que es profesional y que Juan, su hijo, pronto cumplirá 5 años.

“Estuve casada muchos años y la pareja fracasó -explica-. El no quería tener un hijo. Ese desacuerdo tuvo mucho que ver. Después de separarse, uno no se enamora así nomás y yo quería amar a una criatura. No me parecía honesto quedar embarazada de cualquier persona: si alguien compartía las ganas de tener un hijo, sí. Eso fundaba el amor. Intenté una adopción, pero no fue nada fácil. Y apareció la posibilidad de la donación, en mi caso de esperma y de óvulos. Tuve contención, especialmente psicológica, porque si no cualquiera en un arrebato podría tomar una decisión tan transcendental.”

¿Juan conoce su historia? “No todavía -dice Verónica-. Pero sabrá la verdad. No quiero inventarle un relato de abandono para que tenga que convivir con eso. Sabrá que es fruto de una historia de amor de mi parte y de la generosidad de otros en colaborar con la aparición de la vida. Pocos amigos lo conocen, la familia no. Es algo novedoso y creo que no será fácil. A veces siento angustia , pero estoy segura de qué hice y por qué: tenía y tengo mucho amor para darle.”

DOCTORA LUISA BARÓN

“Más allá del deseo, las candidatas deben reunir algunas condiciones: ser solventes y tener una red de amigos y familiares dispuestos a estar cerca, además de equilibrio para enfrentar circunstancias que seguramente no serán sencillas.” .

Por Gabriela Navarra
De la Redacción de LA NACION

 

RSS Feed

One comment on “Otro camino para llegar a la maternidad

  1. Gema Gomez on said:

    hola.
    recientemente tome la decision de ser madre en estas condiciones y desafortunadamente no hya mucho escrito acerca de ello, indagando bastante encontre el articulo.
    contrario a la generlaidad publicada, yo no me siento discriminada desde la verbalizacion. quizas el que hayan pasado unos anios con respecto a este articulo influye al respecto.
    si siento que es un nuevo paradigma y ser parte de ese paradigma es fuerte y por lo mismo necesito hacelro parte de mi cotidiano contandolo, indagando , compartiendolo d emnaera natural.
    todo lo que relata el articulo, es mi caso, siento absoluta identificacion.
    con la nueva ley de fertilizacion me siento esperanzada, ya que si bien tenog un buen trabajo, en la Argentina
    de hoy y de siempre, nunca se sabe y honestamente nunca podria haber pagado los tratamientos. esto infiriendo que la Ley me alcance.
    me gustaria saber si hay mas informacion al respecto. si existen centro o grupos a los que asistir para asesoria y contencion.

    encontrar este articulo me ha dado esperanzas y mas fuerza aun

    gracias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*


*

HTML tags are not allowed.

<<

>>

Buscar!

Nube de tags